Tres ciudadanos chinos (un varón y dos mujeres) fueron detenidos por la Policía tras ser identificados como los propietarios del negocio en el que se echó a una mujer, de la tercera edad, que vendía tejidos artesanales.

El caso fue conocido a través de las redes sociales por lo que la Policía actuó de oficio. 

De manera preliminar se conoce que uno de los implicados está en calidad de aprehendido; esta persona sería quien sacó a la mujer del negocio. Se conoce que enfrenta cargos por violencia psicológica, discriminación y atentados contra la libertad de trabajo.

En el caso de las dos mujeres fueron arrestadas tras intentar impedir que los efectivos policiales ejecuten la aprehensión del individuo; todos fueron llevados a dependencias de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc).


Comentarios