Un trágico hecho a punto estuvo de ocurrir el pasado domingo cuando una mujer lanzó a su hija de siete meses a una poza para ahogarla; sin embargo, uno de los vecinos se dio cuenta a tiempo y con otras personas salvaron la vida de la pequeña. Luego de varias horas la madre dijo que se equivocó en su reacción y pidió perdón a su familia. 

Marcelina Calderón Urquizu es la mujer que, según comentó, por falta de apoyo trató de quitarle la vida a su pequeña de siete meses.


“A mi familia pedirle disculpas, lo hice por error. Tuve una gran rabia y lo hice porque no tenía quién me apoye. Él (su pareja) se iba a trabajar y llegaba borracho”, fue la justificación de Calderón Urquizu dio la mañana de este martes al ser consultada por el hecho.

Agregó que una discusión con su pareja casi terminó en tragedia pues habían peleado y terminado la relación, y hasta hubo maltrato. “Estaba cansada del trato que me daba”, añadió.


La fiscal Carla Barrón, que lleva adelante el caso, sostuvo que el informe forense detallaba que la bebé tenía manchas en el cuello, signos de haber sufrido tentativa de asfixia o situación de violencia.

Barrón confirmó que el padre de la menor será citado, en principio, como testigo dentro de la investigación y se analizará si es que pasa a ser citado como denunciado. La pareja vivía hace tres años aproximadamente y no existía denuncia de maltrato por parte de la mamá. 

Comentarios