La noche del miércoles el comandante general de la Policía boliviana, Jhonny Aguilera, llegó hasta el velorio de los efectivos policiales que fueron abatidos en un ataque en Porongo la tarde del martes.

Además de brindar el sentido pésame a las familias dolientes, Aguilera informó que los uniformados recibirán un ascenso póstumo y un seguro de vida para los hijos que quedaron en la orfandad.

Leer más: Arrodillados y con las manos en el suelo, así fueron abatidos los dos policías y el Gacip en Porongo

La tarde del martes fueron acribillados dos efectivos policiales y un efectivo del Gacip. Los policías que perdieron la vida fueron el Sargento Mayor Eustaquio Olano, Sargento Primero Alfonso Chávez y el voluntario del Gacip, José David Candia Orozco.


“Vamos a brindarles un ascenso y las posibilidades de asegurar una vida digna para sus hijos. En el caso del funcionario del Gacip, hablamos con el padre para que podamos ver quien estará en posesión de una niña que tiene un año y seis veces, que en el futuro tendrá necesidad de carácter económico y de ese amor filial que ha perdido ayer”, aseguró Aguilera.

Durante la mañana se realizará un homenaje a los efectivos en el Comando Departamental de Santa Cruz y por la tarde se prevé el entierro de los caídos en su función policial. 

Comentarios