La madrugada del 26 de diciembre en el Hostal Luz Bella de la zona Villa Bolívar Municipal de la ciudad de El Alto (La Paz), una joven de 19 años decidió ejecutar la venganza que había planeado días atrás luego de que la justicia desoyera la denuncia que hizo cuando fue violada.

En complicidad con dos hombres llevaron con engaños a un hombre de 53 años hasta el hostal, lo emborracharon y aprovechando su estado lo asesinaron tras provocar múltiples heridas cortantes a la víctima con restos de una botella de vidrio.

Dos semanas antes, según el relato de la acusada, había sido violada por la persona a la que acababa de asesinar. El hombre la había subido al taxi que conducía, la llevó hasta la zona de La Cumbre y la abusó sexualmente.

Se conoce también que la joven denunció a la justicia el hecho, pero no obtuvo respuesta y su agresor seguía suelto, por lo que planificó la venganza, que se ejecutó con crueldad.

“La lesión en la cabeza fue provocada por la dama, pero no es la única lesión: tiene un corte a la altura de la garganta y otro producto con el corte de botellas con el que le cercenan los testículos”, contó el comandante nacional de la Policía 

La víctima fue abandonada en el baño y encontrada por los administradores del hostal al día siguiente, se dio parte de inmediato a la a la Policía y se logró dar con la joven a las horas del hecho.

Mónica Novillo, que es parte de la Coordinadora de la Mujer, asegura que este caso muestra que la lamentable situación de la justicia puede provocar este tipo de hechos.

“Imagino la frustración de una mujer que ha sido víctima de violencia sexual y que ve que los agresores y en algunos casos de feminicidas que están a punto de salir porque sus medidas no se cumplen”, señaló.