La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) y el Gobierno boliviano presentaron este martes el informe de monitoreo de cultivos de hoja de coca en el que se refleja un incremento del 15% en comparación con datos de 2019

La superficie cultivada se incrementó en 3.900 hectáreas y pasaron de ser 25.500 en 2019 a 29.400 en 2020"Ya estamos trabajando para revertir esta situación", dijo el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo.

Según la autoridad, las tareas de erradicación fueron paralizadas durante más de 150 días en la gestión 2020 y como resultado de esto fue que no se logró una erradicación efectiva del excedente de cultivos de la hoja milenaria.

Identificó que hay una sobreoferta de este producto y por lo tanto una reducción en el precio lo que ha afectado económicamente al sector cocalero. 

Añadió que los niveles bajos de incautación en 2020 de esta hoja provenientes del Perú y del excedente boliviano, también son causantes de esta situación.

Comentarios