Yesica había buscado refugio en una casa en Ovejuyo en La Paz tras escapar de las constantes golpizas de su marido, un hombre 'enfermo de celos' que había convertido su vida en un infierno. El sujeto, sobre el que pesaban varias denuncias, planificó todo y buscó el momento que estuviera sola para asesinarla.

Los dos hijos de la pareja fueron los únicos testigos del hecho violento que marcará sus vidas. Ellos se encontraban haciendo tareas cuando su papá irrumpió de forma violenta en su casa, rogaron que no le hiciera daño, pero fue en vano, con un cuchillo de cocina la apuñaló 20 veces hasta quitarle la vida.

“La semana pasada ya le tenían que agarrar”, dice entre lágrimas una de sus tías. Cuenta que su exesposo acosaba a Yesica constantemente y no se resignaba al fin de la relación, que había terminado por las constantes agresiones físicas en su contra.

PUEDES LEER: Capturan a feminicida confeso que asesinó a su exesposa a metros de sus hijos


“Cuando se casaron a mi casi me saca el ojo, esa vez yo la boté de mi casa”, cuenta el padre de Yesica.

Esta semana se debía llevar adelante una audiencia en la que se debía definir el futuro legal de Daniel Ramírez Choque, en su contra pesaba una orden de aprehensión que no llegó a ser ejecutada, lo que dejó en indefensión a Yesica.

Yesica se casó con este hombre a los 17 años, tuvo a su primer hijo de adolescente. No la dejó ni siquiera concluir sus estudios manteniéndola encerrada. Años después tuvo el valor de separarse y buscó protección en su familia.


Creyéndose libre de las garras de la violencia empezó a ganarse la vida limpiando casas para mantener a sus hijos. El jueves regresó de su trabajo y se puso a cocinar, la esperaba el asesino que se dio modos para ingresar a la casa, no pudo defenderse.

El sujeto será sometido a una audiencia de medidas cautelares este jueves en la ciudad de La Paz. Yesica es velada por sus familiares, con el dolor de haberla perdido para siempre.

 

Comentarios