La tarde de este lunes, familiares, amigos y vecinos del niño de 10 años que falleció luego de haber sufrido violación, acompañaron al menor hasta su última morada en el cementerio municipal de Yapacaní. Los pobladores pidieron justicia para la víctima.

El féretro en el que fue enterrado el pequeño es de color blanco, llevaba la figura de un hombre araña en la parte superior.

También te puede interesar: Falleció el niño de Yapacaní que fue víctima de violación múltiple

El llanto de la madre y otros familiares al momento de su entierro era desgarrador. Varias personas portaban pancartas exigiendo que se haga justicia por la muerte del niño.  


“Sentencia y pena máxima”, decía uno de los letreros que cargaba una persona que participó de la procesión para enterrar al menor.

“Queremos que se haga justicia, todos pedimos justicia”, señalaba otra persona que estaba en el lugar.

El menor falleció la madrugada del sábado en el Hospital de Niños de la capital cruceña, ese día fue trasladado a Yapacaní, donde fue velado y este lunes se realizó el entierro.

Fueron varias las personas que se dieron cita al cortejo fúnebre que recorrió las principales calles y avenidas de Yapacaní, para finalmente dirigirse hasta el cementerio de este municipio.

Comentarios