Ricardo Melgar Paz es el nombre del hombre que fue perseguido y atrapado por vecinos del Plan 3.000 que lo acusaron de ser el 'terror' de al menos cinco barrios en donde atracaba e ingresaba a casas para robar. Lo detuvieron el martes.

Esta persona se paseaba por las calles cuando fue reconocido por una de sus víctimas quien dio la alerta generándose una persecución que duró casi 30 minutos. Mientras esto ocurría, el acusado apuntaba con un arma de fuego a sus ocasionales captores tratando de persuadirlos para que ya no lo sigan.

La Policía confirmó este jueves que era una "arma de juguete" la que sostenía Ricardo Melgar pero que, a pesar de esto, igual será juzgado por los delitos de amenazas y robo.

Erick Holguín, director de la EPI 3, dijo que se han recuperado algunos de los objetos y herramientas que habrían sido robadas por este sujeto que tiene antecedentes tras haber estado antes detenido en el penal de Palmasola por robo agravado.


Reconocido por una selfie

Una de las víctimas del delincuente relató que el pasado jueves salió junto a su familia por un par de horas dejando su casa sola. El momento fue aprovechado por el antisocial para ingresar al inmueble y llevarse dinero, joyas, equipos de construcción y un celular.

Es precisamente por el aparato telefónico que, luego de hacer un rastreo mediante el GPS, se logra identificar al sospechoso.

"El teléfono lo encontramos el sábado. Buscando datos en el aparato encontré una foto del que se había entrado a mi casa, (lo sé) porque se sacó una selfie, imagen que hicimos circular", dijo la víctima a Unitel.



Comentarios