Un grupo de periodistas que era acompañado por policías para verificar el avasallamiento de una propiedad en Las Londras, provincia Guarayos, fue emboscado por encapuchados armados que los encañonaron y retuvieron durante varias horas.

Silvia Gómez, periodista de Unitel, relató los momentos de terror que vivió junto a un grupo de colegas que había llegado hasta el predio junto a policías y trabajadores de la zona. Cuando se encontraban en el lugar aparecieron desde el monte un grupo de personas armadas que los encañonó y retuvo contra su voluntad.

Estuvimos siete horas como rehenes, esta gente estaba en estos predios, nos emboscó, salieron del monte con armas largas, escopetas, directo a amenazarnos, a golpearnos, nos quitaron nuestras cámaras, le dieron un disparo a nuestra cámara para destrozar nuestro material, dispararon a las llantas del vehículo que estaba allá”, contó la periodista minutos después de ser liberada.

A pesar de que se identificaban como periodistas no querían soltarlos y en un momento decidieron llevarlos a otro lugar.

Entonces temieron lo peor. 

“Luego nos llevaron a un galpón donde están asentados, ahí eran unas 80 personas entre hombres y mujeres todos encapuchados, ahí nos golpearon de nuevo. Nos preguntaron quién nos mandó, cuánto nos pagaron, fueron momentos muy duros, hubo un momento en que no querían dejarnos ir y nos decían que nos iban a matar, todos estaban armados y estaban bien organizados”, contó.

Tres personas, un camarógrafo, el propietario de un predio vecino lograron huir del lugar y llegar vía aérea a Santa Cruz. Ellos también relataron los momentos de terror que se vivieron en el lugar.

“En unos segundos aparecieron estos encapuchados con armas y nos sorprendieron”, contó Róger Ticona, camarógrafo de una red televisiva que alcanzó a huir del lugar. “Estaban encañonando a todos los que estaban ahí”, relató.

Roly Roca, propietario del predio vecino, que también logró escapar, aseguró que las personas que tomaron el lugar no dejan que nadie se acerque a 300 metros del sitio y que el avasallamiento es defendido por personas armadas.

“Queremos que las autoridades nos ayuden. Nosotros fuimos a mostrar que taparon pasos, que robaron la maquinaria y la están usando. No dejan que se acerque la gente y si se acercan la balean”, señaló.

Luego de siete horas las 21 personas que habían sido tomadas como rehenes fueron liberadas y trasladadas a Mineros, donde aguardaron el transporte aéreo que los regresó a Santa Cruz. 




Comentarios