La tarde de este lunes se llevó a cabo el entierro del menor de edad que fue vejado por cuatro hermanos en el municipio de Yapacaní, hecho que se conoció hace poco más de una semana y que consternó a la población por el trágico hecho.

En la previa, vecinos protestaron por lo ocurrido y señalaron a las autoridades nacionales por no castigar a quienes cometen este tipo de delitos.


“Los diputados no trabajan por Bolivia. Que se modifique la ley de infanticidio, feminicidio y violaciones sexuales. La justicia no existe para aquel que no tiene plata”, señaló Juan Villca, dirigente vecinal.

Villca agregó que “no serán todos los jueces, ni todos los fiscales. Algunos se corrompen hasta por mil bolivianos, depende de su caso”.


Los vecinos de Yapacaní expresaron su molestia y señalaron que en caso de no ser escuchados ellos recurrirán a la justicia comunitaria.

El niño de 10 años que murió el sábado había sido vejado en reiteradas ocasiones por parte de cuatro vecinos, todos hermanos. 

Comentarios