Cerca de las 8:30 de este miércoles, en el sector de Ironcollo (Cochabamba), fue interceptada una mujer que cargaba en sus brazos al pequeño Mateo, un bebé de ocho meses que había sido raptado en Quillacollo.

La Policía informó que después de conocerse sobre el rapto se aplicaron distintos operativos en trancas y otros puntos para detectar a la persona que se había llevado al menor.

Se conoció que una mujer de baja estatura, de tez morena y que tiene dientes con corona de oro, es la principal sospechosa de haber raptado al niño que fue encontrado en menos de 24 horas.

Comentarios