Familiares, amigos y pobladores de la localidad de Los Negros, recorrieron esta jornada las calles de este municipio de Pampa Grande en Santa Cruz, junto a los restos de Erika para darle el último adiós.

La adolescente que el pasado fin de semana fue hallada sin vida y con signos de violencia, fue despedida ante una gran cantidad de personas que entre lágrimas clamaban justicia por el lamentable hecho.

La joven era hija única dentro de una familia dedicada a la agricultura, y según la información, se encontraba en estado de gestación.


El principal acusado del feminicidio es su pareja de 19 años, quien este lunes fue enviado a la cárcel de Palmasola de manera preventiva por seis meses.

La Fiscalía cuestionó la versión del sindicado de que Érika habría intentado suicidarse, ya que el examen forense indicó que la víctima tenía tres cortes en la altura del cuello y además de morenotes en la cara y algunas partes del cuerpo.

Comentarios