La tarde de este viernes los dos principales sospechosos del asesinato del instructor de gimnasio Aldo Calderón fueron enviados a la cárcel de Palmasola con detención preventiva.

Ambos fueron atrapados hace unos días tratando de salir del país rumbo a Argentina y ahora deberán esperar en la cárcel el desarrollo de las investigaciones sobre el crimen.

La familia identificó al Joel Alberto Barba como el "cobrador" de la deuda de $us 7.000 que el hombre había contraido para un negocio que terminó fracasando y que no pudo pagar hasta el día de su muerte.

Barba dijo en la audiencia que iba a colaborar para que se esclarezca el caso, según la información brindada por los familiares del fallecido, que estuvieron presentes en la audiencia.

Después de casi tres horas de la audiencia cautelar en dependencias de la Felcc el acusado y su tía,  imputados por los delitos de asesinato y asesinato en grado de complicidad eran introducidos en la celda policial esperando la hora para ser trasladados a la cárcel pública de Palmasola.

PUEDES LEER: Sospechoso de asesinar a instructor de gimnasio pretendía fugar a Argentina


Exhumación

Por petición de la Fiscalía ayer (jueves) se realizó la exhumación del cuerpo de Aldo Calderón para realizar un nuevo trabajo pericial debido a que el primer médico forense, que atendió el caso, no retiró uno de los proyectiles que estaba alojado el hígado de la víctima, según informaron familiares.

José Carlos Calderón, hermano del fallecido, se dijo preocupado por la actuación del profesional a quien acusa de "negligencia" porque, al no haber retirado la bala en un principio, se pudo haber perdido una evidencia importante para enjuiciar a los sindicados de ser responsables del crimen.

Aldo era instructor de gimnasio y una deuda económica fue el móvil para que se le quitara la vida. La Felcc presentó a Joel Alberto Barba como el principal sospechoso de este hecho. Este hombre estaba en plan de fuga y se desplazaba hacia la frontera con Argentina junto a una familiar cuando fue detenido en un operativo policial.

 



Comentarios