La muerte de Primitivo Claros fue esclarecida por la Policía que procedió a la aprehensión de los tres implicados en este hecho de sangre ocurrido el pasado sábado en el municipio cruceño de Warnes.

Los implicados fueron identificados como Josué Sánchez (18 años), Madeleine Parada (29) y María Fernanda Suárez (18). El hombre era un albañil que trabajaba en la construcción de la casa de la víctima.

Ángel Morales, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), detalló que los sospechosos llegaron el sábado por la tarde para compartir bebidas alcohólicas con Claros. Después de unas horas, cuando el fallecido se levantó para ir al baño, las mujeres aprovecharon para colocar unas pastillas en su vaso, con la intención de doparlo.

Dentro del informe forense, indicó Morales, se evidenciaron al menos 70 heridas que fueron hechas con un arma punzo cortante lo que evidencia la violencia con la que ocurrió el hecho.

"El móvil era robar las pertenencias de la víctima", enfatizó Morales quien apuntó que el albañil fue el autor material e intelectual del crimen en complicidad con las mujeres, de las que una era su pareja y la otra su sobrina.


Retornó desde España

Fue una familiar de Primitivo Claros quien encontró el cuerpo cuando llegó hasta la casa de la víctima, ubicada en la calle 9 de Abril en el municipio de Warnes, pues no respondía las reiteradas llamadas telefónicas que realizaba su esposa hace días.

Se sabe que Primitivo retornó a Bolivia, junto a su esposa, en febrero pasado desde España. Tenían la ilusión de vivir en una casa nueva por lo que comenzaron la edificación, pero luego de unos meses, la mujer regresó a Europa quedándose el hombre, de 58 años, a inspeccionar la obra.

Sus vecinos indican que jamás pensaron que uno de los hombres que contrató para construir uno de sus anhelos fuera quien le quitara al vida para robarle su dinero.

Los tres aprehendidos serán puestos en las próximas horas ante un juez cautelar quien determinará su situación jurídica.

Comentarios