Los familiares de Aldo Calderón se presentaron este lunes en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) para dar seguimiento a las investigaciones en torno a su muerte y pedir que la Policía les brinde seguridad ya que temen que los autores del crimen les hagan daño.

Aldo, que era instructor de gimnasio y era intimidado por una cuantiosa deuda, fue reportado como desaparecido por su familia el pasado 8 de julio.

Su cuerpo sin vida fue hallado un día después entre unos matorrales en la zona de La Bélgica con dos disparos en el cuerpo y evidentes signos de violencia, por lo que la Policía maneja la hipótesis de un ajuste de cuentas en este caso.

PUEDES LEER: Investigan ajuste de cuentas en la muerte de un instructor de gimnasio

Su tía cuenta que ya hace varias semanas que Aldo venía siendo amenazado y que ahora temen por la seguridad de su papá y hermanos, ya que consideran que detrás del hecho están las personas con las que tenía una deuda.

“Él (Aldo) trabajaba entregando lo que podía (a los prestamistas), entregó un lote de terreno a costa de la deuda que tenía. Ha recibido amenazas su padre, él no tiene la culpa y tememos por la vida de su hermano y toda la familia”, señala su tía.

Se conoce que Aldo tenía una deuda de 7 mil dólares que había contraído para comprar esteroides que vendía en el gimnasio donde trabajaba, pero los hacía ingresar de contrabando por lo que perdió los productos en un operativo de la Aduana.

Un amigo de la víctima declarará la tarde de este lunes mientras se busca a la persona que se cree lo sacó con engaños del gimnasio y lo llevó al lugar donde le quitaron la vida. 




Comentarios