Un crimen sucedido en el barrio Cessa de la ciudad de Sucre el lunes, donde un sujeto asesinó a su expareja y sus dos hijos pequeños, para luego quitarse la vida, ha revelado graves falencias del sistema de protección de víctimas de violencia. Una salida legal permitió que el agresor se haya librado de la cárcel en noviembre pasado.

El teniente coronel Rubén Díaz, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen en Sucre, informó que en los registros de la Policía existe una denuncia de noviembre del año pasado por una agresión en contra de la mujer en la comunidad de Alcalá (donde vivía la víctima), pero la misma no fue interpuesta por la víctima, sino por allegados.

Esta denuncia hace posible que la Policía intervenga y se inicien acciones legales en contra el hombre, sin embargo la mujer interviene y logra que se libere al sujeto.

Se hace la valoración forense y se establece un impedimento de 4 a 6 a días, lamentablemente posterior a este hecho la misma víctima presenta un memorial conciliatorio que está en el cuaderno de investigaciones”, explica Díaz.

Después del caso la familia abandona su domicilio en Alcalá (distante a 98 km de Sucre) y se traslada hasta la capital. 

Una investigación preliminar señala que para el momento del hecho la pareja ya estaba separada, lo que no había evitado que los hechos de violencia continúen ya que continuaban las agresiones sobre todo por celos.


Comentarios