Omar Fernández Herrada decidió retractarse de la confesión realizada ante la justicia sobre los asesinatos de cuatro jóvenes mujeres que fueron enterradas en la zona de Tres Arroyos en Villa Tunari.

Fernández Herrada dijo que fue obligado a declararse culpable por Juan Dennis Guevara, presentado el miércoles por el Ministerio de Gobierno como otro de los responsables de los femicidios en serie. 

"Mi jefe es el que ha planificado todo esto, el Juan Guevara, él ha sido el que ha hecho todo esto", dijo Fernández a Unitel.

Omar Fernández tiene una condena de 30 años de cárcel por la muerte de Mónica Olmos, la sentencia se produjo luego de que admitió un proceso abreviado. 

"Ellas (las víctimas) eran sus enamoradas, yo era su trabajador pisando coca. No he matado yo, él me amenazaba con matar a mi familia, a mis hermanos", dice Fernández.

Sobre estas declaraciones, Guevara, que era pareja de Mónica Olmos (la prima de las mujeres halladas en las fosas) dijo lo siguiente: "Solo puedo decir que soy inocente, estoy aquí por calumnias".

El tercer implicado, David Zapana Ruíz asegura que no tiene ninguna participación en los asesinatos. "A mi me han culpa no más, yo no hice nada", aseveró.

Cuatro mujeres fueron asesinadas con métodos similares y enterradas en fosas en la zona de Tres Arroyos en el municipio de Villa Tunari entre 2017 y 2020. Este lunes se hallaron los dos cuerpos que se buscaban y se suman a los otros dos encontrados anteriormente.


Las muertes

El primero de los crímenes se remonta hace casi cuatro años. Beatriz García Ustarez, de 29 años, fue la primera en desaparecer, fue reportada como extraviada en junio de 2017, ella vivía en la misma zona que Fernández y los acusados del asesinato. 

Según explicó la fiscal Nuria Gonzales a Unitel tras ejecutar el crimen el Fernández Herrada se hizo pasar por la víctima y usando su celular envía mensajes a sus familiares para decir que se iba del departamento a otro lugar del país.

La segunda víctima es Margarita Maldonado Rodríguez, de 25 años, desapareció en septiembre de 2017. En este caso el autor confeso procede de la misma forma que con Beatriz.

“Desaparece Margarita y luego le llega a la familia mensajes estableciendo que se ha ido a otro departamento, que se encontraría en buena situación, donde estaría trabajando y retornaría, por eso no se ha hecho mayor pesquisa de esta desaparición”, explicó la fiscal.

Nayeli Lizarazu, de 19 años, fue la tercera  fallecida y desapareció en febrero de 2020 y Mónica Olmos Herrada, de 25 años, en diciembre de 2020. Ambas tenían relación pues eran primas.

 



Comentarios