La fiscal Alejandra Ávalos confirmó que se busca a dos familiares de Florencia Cadima quienes fueron reportadas como desaparecidas y de quienes se sospechan podrían haber corrido la misma suerte que este hombre. La búsqueda se realiza en la misma vivienda en donde se halló el cuerpo de esta persona de 78 años y que está ubicada en la urbanización Toborochi de la capital cruceña.

Faustino desapareció en mayo de 2020 y fue recién el pasado 23 de junio de este año que sus restos fueron hallados. La justicia envió por este crimen a su expareja, una de sus hijas y a su yerno.

Con estos antecedentes, este miércoles personal de criminalística de la Policía, además del Ministerio de Público procedieron a realizar excavaciones, con la ayuda de canes adiestrados, en el predio de la vivienda en donde fue victimado Cadima.

Los equipos llegaron cerca de las 10:00 y hasta el mediodía continuaban con el trabajo pericial bajo la sospecha de que también se podría encontrar los cuerpos de otros dos familiares del hombre que fue asesinado en su casa.

Cadima, de 78 años, era padre de nueve hijos y vivió junto a Irma Ortiz Loyola (80 años) quien declaró en audiencia que fue ella quien lo golpeó con un bastón metálico y luego ordenó a sus nietos que lo ataran para luego enterrarlo en el patio de la casa en la que ambos convivían.

Una de las primeras hipótesis que reveló la Policía fue que hubo un motivo económico por una disputa del inmueble lo que motivó a esta persona a cometer el crimen, aunque ella dijo que el hombre era violento y que su accionar fue debido a los malos tratos que recibían ella y sus hijos.


Comentarios