Gladys Acuña Cáceres tenía 30 años de edad, había decidido retomar sus estudios en la carrera de Contabilidad y Finanzas de la Universidad Autónoma Tomás Frías de Potosí tras haber hecho una pausa por motivos personales. Tenía el anhelo de obtener su título universitario y ser ejemplo de sus dos pequeños hijos.


Este lunes, Gladys asistió a una asamblea estudiantil en el coliseo universitario donde se activaron granadas de gas que provocaron una estampida de cientos de alumnos que trataban de huir del químico que dificulta la respiración y provoca ardor en los ojos.

En medio del caos, Gladys perdió la vida. La familia aún está consternada y los amigos de la víctima denuncian que ella fue obligada a asistir.

Puede leer: Tragedia en dos universidades dejan luto: 11 estudiantes han fallecido en medio de elecciones

“Es difícil asimilar que una mamá se haya ido. Estaba estudiando, estaba retomando sus estudios y es lamentable lo que ha pasado. Ayer fue funesto el desenlace que hubo y más todavía cuando se llevan a una persona tan importante dentro de un hogar”, indicó una allegada a Gladys durante su velorio.

Gladys es enterrada este martes en el Cementerio General de Potosí en medio del llanto y la consternación por la trágica partida. Otras tres jóvenes también fallecieron este lunes durante el trágico hecho.

En tanto, cuatro personas fueron aprehendidas por los hechos y las investigaciones continúan para estableces las responsabilidades del acto que apagó la vida de cuatro mujeres y produjo más de 80 heridos.​

Comentarios