Un ladrón robó una casa en la avenida Piraí y cuarto anillo de la ciudad de Santa Cruz la madrugada de este lunes. El sujeto saltó la barda y entró por una ventana que no tenía seguro pudo acceder a la primera planta, mientras que en el piso superior, los dueños dormían.

Una vez adentro se dio tiempo de entrar a la cocina y hacerse un té, comer algo y luego sustraer varios objetos de valor como una computadora, una tablet, una bicicleta y un celular, que luego sería clave para atraparlo.

El ladrón metió todo lo que pudo en una mochila, salió por la puerta principal y se marchó manejando la bicicleta que acababa de robar. 

Al despertar, los dueños de casa verificaron el robo y que las puertas de la casa habían quedado abiertas. Tras llamar a la Policía empezaron a rastrear el celular robado ya que tenía activado el GPS y vieron que se encontraba cerca de un canal de drenaje en la Doble Vía a La Guardia del cuarto anillo, no muy lejos del robo.

Cuando llegaron al lugar la dueña de la casa pudo reconocer otro objeto que el ladrón se había llevado de la casa: vio a unos hombres bebiendo de unos botellines de cerveza de una marca que habían comprado poco antes. No había dudas, la bebida era también parte del botín.

Junto a la Policía se acercaron al grupo que consumían las cervezas y dieron con el ladrón que ocultaba cerca todos los objetos robados. 

Las víctimas además contaban con cámaras de seguridad que permitieron captar imágenes del ladrón el momento que salta la barda para entrar al lugar.


El sujeto ya fue aprehendido y entregado a las autoridades. En las siguientes horas se espera que el Ministerio Público lo impute formalmente.



Comentarios