Han pasado más de cuatro meses del rapto de la bebé Daylin Cunurama Bautista y aún no hay rastros, ni señales del paradero de la bebé y mucho menos de la raptora. Los padres se quedaron a vivir en la ciudad de La Paz para estar de cerca en la búsqueda de su hija.

Eran las 14:00 del 24 de diciembre de 2021 cuando una mujer se acercó, en la terminal de buses de La Paz, a Margarita, mamá de Daylin, para ofrecerle ayuda y regalarle algunos juguetes para su niña. Tras caminar varias cuadras Margarita entró al baño y la menor desapareció junto con la mujer que cometió el engaño.


Por estos días y después de varios operativos, tanto en Santa Cruz como en La Paz, en las calles de la capital paceña se encuentran afiches de desaparecida con la única foto que los padres le tomaron a Daylin.

Wilfredo Cunurama, el padre, consiguió un trabajo como guardia de seguridad, mientras que Margarita deambula por las calles vendiendo caramelos. “Nunca vamos a perder la esperanza de encontrar a mi hija. No vamos a bajar los brazos”, comentó Wilfredo.



Ambos padres, en el tiempo libre que les queda, continúan peregrinando por las calles de La Paz y esperando buenas nuevas de las autoridades policiales.

“Cada vez nos encontramos en nuestros sueños con ella, pero Dios es grande. Por favor, no se olviden de mi hija”, agregó Wilfredo.

La Policía realizó varios operativos para dar con el paradero de Daylin, pero no han sido efectivos. En Santa Cruz se recibió alguna denuncia y también estuvieron buscando, sin tener suerte. 

Mientras que en La Paz, hace unos meses encontraron el cuerpo de una menor sin vida, pero no se trataba de ella. 

Comentarios