Gilberto M.R., de 45 años de edad, es sindicado como el autor del delito de violación de sus dos hijastras por lo que fue sentenciado a 25 años de cárcel a cumplirse en el penal de Mocoví, en Beni.

La fiscal Martha Mejía apoyó su acusación con el testimonio de las víctimas, además del certificado médico forense por lo que el juez sustentó su decisión en una audiencia de procedimiento abreviado. En el caso se expuso que las menores tenían ocho y nueve años cuando comenzaron a ser abusadas; las agresiones iniciaron en 2008 y 2011.

Dentro del mismo caso la madre de las víctimas, Laydi Y.J. de 37 años, también fue sentenciada a tres años de prisión en la cárcel de mujeres de Trinidad por los delitos de Encubrimiento y Falsedad Ideológica y Material.

Durante el desarrollo de la audiencia ambos sujetos reconocieron haber cometido el delito y renunciaron ir a juicio oral y de manera voluntaria solicitaron someterse a la salida alternativa de procedimiento abreviado, 

Según los antecedentes, Gilberto M.R. era padrastro de las víctimas y el año 2008 empezó a violar a la mayor de sus hijastras que en ese entonces tenía ocho años de edad. Las agresiones fueron continuas y cuando la víctima tenía 14 años quedó embarazada para su agresor, situación que fue advertida por su madre quien encubrió el hecho y cuando el bebé nació lo registró en el SERECÍ como hijo suyo y de su cónyuge.

Gilberto M.R. continuó agrediendo a su hijastra hasta que el 8 de octubre del 2020 ella acudió al Servicio Legal Integral Municipal (SLIM) en busca de ayuda. El ahora sentenciado amenazaba constantemente a sus hijastras para que no contaran a nadie lo que estaba pasando.

Comentarios