Solo tenía dos años y en su corta vida sufrió maltratos, fue víctima de violencia sexual y finalmente un duro golpe en la cabeza acabó con su vida, esta pequeña ni siquiera estaba registrada, no tenía un nombre.

El jueves cerca de las 08:15 de la mañana, una mujer llegó al hospital La Paz, de la zona Garita de Lima con una niña de dos años en brazos, ya no tenía signos vitales, incluso tenía rigidez cadavérica.


Según la madre, la pequeña solo tenía fiebre por lo que le dio una pastilla para ver si mejoraba, por lo que después decidió llevarla hasta un centro médico.

El pequeño cuerpo de la bebé de dos años, tenía signos de violencia, es por ello que los médicos decidieron llamar a la Policía, la División de Homicidios hizo el levantamiento legal de los restos.

El informe forense indicó que la niña tenía el síndrome de niño maltratado, e incluso se determinó que fue agredida sexualmente.

Mientras se llevaba a cabo la autopsia del cuerpito de la menor, la progenitora se encontraba en oficinas policiales, ahí se contradijo y dio varias versiones de lo que supuestamente había pasado con su pequeña. La justicia determinó su aprehensión por el delito de infanticidio.

Pero existían un segundo implicado, se trata de Ángel I.T., un hombre de 42 años que comenzó a convivir con la madre de la niña hace un mes; ocupaban una habitación de un alojamiento en la zona Garita de Lima, él sería el principal autor de este crimen.

Se emitió una orden de aprehensión en su contra, y tras varios días de búsqueda, fue capturado por la Policía la madrugada de este domingo, dentro de una local en la ciudad de La Paz.

El cuerpo de la niña estaba sólo en la morgue judicial, ningún familiar lo reclamaba, por lo que las vendedoras del mercado Las Velas se acercaron para retirar los restos, ya que ellas la llegaron a conocer, porque vendía dulces en el sector junto a su madre.

Las comerciantes juntaron dinero y compraron un ataúd para poder velar el pequeño cuerpecito. Cielo Estrella, así la bautizaron las vendedoras de este mercado.

El sábado en la mañana la bebé fue enterrada, mujeres desconocidas lloraron su partida y pidieron justicia para esta pequeña, quienes la acompañaron hasta su última morada.

La madre de la niña guarda detención preventiva en la cárcel de Obrajes de La Paz, mientras se espera conoce cuál será el futuro legal de Ángel I.T., sujeto que estaba prófugo y fue capturado este domingo.

Por su parte, la pequeña Cielo Estrella ya descansa mientras una larga investigación aún inicia.

Comentarios