De los cuatro infanticidios que se reportaron en el país, hasta la jornada del 20 de abril, tres de los autores de estos hechos ya fueron detenidos y puestos tras las rejas; el caso del niño de Apolo es el más reciente.

Se informó que en el caso del infanticidio de una bebé de tan solo siete meses de nacida, que fue estrangulada por su padre debido a que, presuntamente, no quería pagar pensiones en un comunidad cercana a Achocalla en El Alto.

Los otros casos son de unos hermanos que fueron victimados con arma blanca por su progenitor en la capital del país, además, en este último caso, la madre también fue asesinada.

El caso que se suscitó en el municipio de Apolo, al norte de La Paz, aún está en proceso, ya que no dio con el paradero del presunto responsable de la muerte de un menor de 4 años por estrangulamiento, que se presume fue su padrastro.

Sobre la muerte del pequeño de cuatro años ocurrido recientemente en Apolo, “el personal está realizando las labores necesarias para el establecimiento de las medidas que permitan la captura del autor, que desde el punto de vista policial, vendría siendo el concubino de la madre del niño”, dijo el comandante general de la Policía, Jhonny Aguilera.

Indicó también que existen formas de evitar este extremo y, principalmente, identificar a las personas agresivas y buscar la ayuda correspondiente.


“Primero es generar terapias que permita que quienes son violentos puedan ser recaudados, esto es un trabajo de psicología del área terapéutica, luego de que haya sido sometido a una acción de carácter penal, lo que tiene que hacer la Policía es evitar medidas que permitan que la justicia y la Fiscalía puedan objetivar que se vuelva a reincidir”, agregó el comandante policial.

El cuerpo del niño que fue víctima de infanticidio en Apolo, fue entregado a los familiares del padre, luego de la autopsia médico – legal, para ser velado.

Comentarios