“No quería vivir y no quería sufrir”, con esas palabras José Luis Cuellar Malale, el hombre que asesinó al dueño de la casa donde vivía trataba de justificar el asesinato que había cometido la noche del lunes. La Fiscalía pedirá una pena de 30 años en su contra.

La fiscal Francisca Rivero fue quien le tomó la declaración a Cuellar, que admitió que había victimado a Benito Aguilar de 72 años con dos fuertes golpes en la cabeza, utilizando el mango de un hacha, porque supuestamente ya no quería vivir.

La fiscal Rivero explicó que el Ministerio Público solicitará una pena de 30 años sin derecho a un indulto contra el asesino. Por el momento el hombre está en calidad de aprehendido a la espera de su audiencia cautelar.

EL ALQUILER

El asesinato de Benito Aguilar ocurrió la noche del lunes en el barrio Recreo Sur, en el Plan 3.000. Sus vecinos habían escuchado una fuerte discusión con su inquilino, José Luis Cuellar Malale, minutos después ya fue encontrado sin vida en su domicilio y con una herida en la cabeza.

Quienes conocían a la víctima creen que el crimen ocurrió porque Aguilar estaba cobrando el alquiler a Cuellar; sin embargo, había manifestado en varias oportunidades que no tenía la intención de honrar su deuda.

“Si me voy de acá le va a pagar algo”, “si me bota, vamos a ver qué va a pasar”, así amenazaba Cuéllar para no pagar el alquiler que debía. 

Vecinos dijeron que después de reportarse el deceso del dueño de casa, el asesino fue visto montando una bicicleta y cargando una mochila.

Cerca a las 14:00 de este martes, Cuellar fue encontrado en la vivienda de una familiar. En el lugar también se encontró la bicicleta con la que había sido visto escapando del lugar del crimen.

Comentarios