La muerte de un instructor de gimnasio es investigada como un posible ajuste de cuentas por la Felcc; una deuda económica que tenía la víctima sería la causa por la que se le quitó la vida.

Aldo Calderón fue reportado como desaparecido por su familia el pasado 8 de julio. Su cuerpo fue hallado un día después con evidentes signos de violencia. Tenía lesiones en el rostro y el cráneo, además de dos heridas por impacto de bala, indicó Edson Claure, director de la Felcc.

Uno de los hermanos de la víctima contó que Aldo hizo un préstamo de 7.000 dólares para comprar esteroides que luego fueron decomisados por ser ilegales. Este hecho ocurrió en 2015 y desde entonces los intereses fueron aumentando por lo que no pudo cubrir su compromiso.

La Policía investiga su círculo de amistades y no se descarta también citar a familiares que ayuden a identificar a, o las personas con las que Aldo asumió la deuda y que se presumen tendrían implicancia en su muerte.

Era reservado

Quienes conocían a Aldo lo califican como una persona reservada y que casi no contaba los problemas por los que atravesaba. Era el mayor de tres hermanos, estaba divorciado y vivía con sus padres.

Un día antes de que se encontrara su cuerpo fue reportado como desaparecido e incluso se habló de que estaba privado de libertad por posibles captores por lo que ahora sus familiares tienen temor de correr con la misma suerte y piden protección a la Policía.


Comentarios