Con la presencia del ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño, se intensificaron los controles en la terminal de buses de La Paz en este jueves, último día del año, donde hubo un incremento leve de viajes a otros departamentos.

Montaño aseguró que se hizo presente para evidenciar que se cumplan los controles respectivos, tanto por bioseguridad, como los habituales de rutina que realiza tránsito.

Dentro de los controles se revisó que los buses circulen al 50% de la capacidad, que se respeten las medidas de bioseguridad como el uso del barbijo, el alcohol y que tengan ventilación.

Además se revisó que los menores tengan el permiso correspondiente para viajar en caso de que no viaje con algunos de los padres. Que los buses tengan todo en orden, en el estado mecánico y que los conductores no estén bajo influencia del alcohol.