El presunto autor del infanticidio de Jair, un niño de cuatro años que fue hallado sin vida en el municipio de Apolo, hizo una declaración ampliatoria en las últimas horas, por lo que la Policía aún investiga el hecho para determinar si existen más implicados.

El comandante general de la Policía, Jhonny Aguilera, informó que en una primera instancia, Marco Antonio Mariaca, padrastro de Jair, se negaba a prestar declaraciones, pero horas después, habló ante el Ministerio Público por lo que la Policía podrá ampliar su indagación en el caso.

Según las investigaciones, el hombre, luego de cometer el hecho huyó hacia una mina para esconderse por un tiempo, pero días después retornó a la casa de su madre en el mismo municipio, donde finalmente fue capturado.


Aguilera indicó que la madre de Jair habría sido coaccionada por el acusado para que siga viviendo con él ya que sino este (el presunto infanticida) le haría daño a sus otros dos hijos, quienes no viven con ella, por lo que el menor de 4 años era el único que compartía techo con ambos adultos.

La madre del pequeño también podría ser llevada ante un juez por encubrimiento. En las próximas horas la Fiscalía determinará la situación legal de la mujer que, en un primer momento, negó conocer quién mató a su hijo y luego confesó que fue su pareja, el mismo hombre que anteriormente había intentado matarla a puñaladas.

Jair fue hallado sin vida el pasado 19 de abril en su domicilio del municipio de Apolo, según el certificado médico forense realizado por el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) el niño murió por asfixia en estrangulamiento.

Comentarios