A través de las redes sociales, la expresidenta Jeanine Añez ratificó las declaraciones que realizó el 7 y 8 de junio en las que señala que para ser acusada de sedición o conspiración, debe haber premeditación; sin embargo, antes del 10 de noviembre del 2019, ella se encontraba en Trinidad.

La expresidenta es investigada por la Fiscalía por la renuncia de Evo Morales a la Presidencia de Bolivia, tras las elecciones anuladas del 2019, cuando una auditoria de la OEA detectó "manipulación dolosa" y "graves irregularidades".

En su declaración Añez señala que se la acusa de terrorista, conspiradora y sediciosa; sin embargo, no existen pruebas de que haya sido un proceso premeditado.

“Mi nombre aparece recién a partir el 10 de noviembre, todo lo que sucedió antes el 10 de noviembre lo vi por televisión”, asegura Añez.

En el documento de su declaración, sostiene que hubo una reunión en la que se propuso que Adriana Salvatierra asuma la Presidencia de Bolivia; sin embargo, Carlos Mesa señaló que la “ciudadanía no aceptaría esa sucesión”.

En su mensaje en Twitter, la expresidenta asegura que tanto el Poder Legislativo, donde tenía mayoría el MAS, y el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) avalaron su elección presidencial.

La mandataria agregó que sus declaraciones sobre lo ocurrido el 10 de noviembre del 2019, se basan en una investigación periodística que además incluye las “vivencias” de la autoridad desde el 11 de noviembre.


Comentarios