Fue enviada a la cárcel una ciudadana brasileña implicada en el secuestro y posterior asesinato de Jery Pedraza en octubre de 2018. La familia llegó a pagar 80 mil dólares por el rescate, sin embargo le quitaron la vida y lo enterraron en una propiedad de Montero Hoyos.

Hay siete personas implicadas por este caso y se encuentran prófugas. La detención de la mujer extranjera da nuevas luces a los investigadores para dar con el paradero de los responsables del crimen.

El 22 de octubre de 2018 Jery Pedraza fue secuestrado afuera de una discoteca. Aquella noche él llegaba desde Trinidad a Santa Cruz cuando fue contactado por la mujer que en verdad era cómplice de una trampa.

“La chica estaba en un local y empezaba a enviarle fotos, esto hace que el muchacho tenga interés en ir. Llega y lo entrega a los sicarios”, cuenta el abogado Denver Pedraza, abogado de la familia de la víctima.

Afuera de la discoteca fue maniatado y subido a bordo a una vagoneta. Uno de los implicados que llegó a ser detenido confesó que trasladó a Jery hasta una propiedad en Montero Hoyos, y contó que fue amarrado y aislado.

Entonces los captores empezaron a extorsionar a la familia, recibieron fotos y videos del joven exigiendo un rescate de 80 mil dólares que fue entregado a los secuestradores.

No se conoce qué salió mal. Tras recibir el dinero Yery fue sacado del lugar donde lo habían mantenido secuestrado, y fue trasladado a un terreno alejado donde grabaron dos videos, lo torturaron y lo terminan acribillando para enterrarlo en el lugar.

Tras un mes y 15 días de búsqueda la Policía llegó hasta una quinta en Montero Hoyos donde hallan el cuerpo. Fue reconocido primero por la ropa que vestía y luego un estudio forense confirmó que se trataba de él.

La familia de Jery espera que con la detención de Aline Maia Silva se logre dar con el paradero de los demás responsables y sean condenados por este crimen. 




Comentarios