Un altar con velas, un vaso con agua y las fotos es lo que la familia de Patricia Rendón Rodríguez instaló mientras que el cuerpo de la joven permanece en Argentina a la espera de los trámites necesarios para su repatriación.

“Nadie se ha comunicado con nosotros. El consulado de Bolivia que está allá es el que necesita que el Gobierno de acá hablé con ellos. Eso es lo que pedimos, que el Gobierno acá hable con el consulado de allá”, explicó Liliana Rodríguez, hermana de víctima.

Este sábado, Patricia iba a cumplir 32 años de edad mientras que la familia la recuerda mediante las fotos que pusieron en un inmueble en el barrio Virgen de Cotoca, ubicado entre el cuarto y quinto anillo, de la ciudad de Santa Cruz.

“Si las autoridades se manifiestan, en 10 días tenemos el cuerpo de mi hermana”, agregó Rodríguez.

Yo ya no tengo lágrimas, ya he sufrido mucho, sigo sufriendo, pero calmo al Gobierno, al país boliviano que se pongan en mi lugar como hermana, que me ayuden a traerla para darle el último adiós como familia”, suplicó a hermana de la víctima de feminicidio.

Puede leer: Los chats de WhatsApp y las uñas largas ayudaron resolver el feminicidio de la boliviana asesinada en Argentina

Patricia desapareció el martes y su cuerpo fue hallado el jueves semienterrado en un descampado a las afueras de Catriel.

Su expareja e imputado por el crimen, Fernando Cronenbold, guió a las autoridades hasta el lugar donde abandonó cuerpo.

El informe forense reveló la brutalidad de la muerte de Patricia, quien fue hallada sin su dedo pulgar. Los investigadores creen que Cronenbold mutiló a su expareja para desbloquear su celular y mantener conversaciones con su amigas y no levantar sospechas.

Puede leer: Boliviana asesinada en Argentina no tenía su pulgar, creen que su expareja lo mutiló para desbloquear el celular

Sin embargo, las amigas de la joven comenzaron a dudar de los mensajes de texto, puesto que Patricia no solía escribir mucho debido a que tenía uñas largas y prefería mandar audios.

La joven deja a una niña de 6 años en la orfandad y el hombre deberá enfrentar a la justicia de Argentina, donde la pena por este tipo de crimen es cadena perpetua.

Comentarios