La familia de Vania Trujillo lleva cuatro meses peregrinando por justicia, este lunes se suspendió la inspección técnica ocular y la reconstrucción del feminicidio, que ocurrió el 18 de febrero en Alto San Antonio de La Paz.

“A mi hija la han asesinado el 18 de febrero, pero yo quiero justicia, quiero que de una vez se haga la reconstrucción. Él todavía dice que es inocente, no es inocente, él ha asesinado a mi hija”, indicó Noemí Trujillo, la madre de la víctima.

El principal acusado es Vladimir I., de 21 años, quien tras el crimen simuló un suicidio y se dio a la fuga.

Hace dos meses y tras el reclamo social, el padre del acusado, un teniente coronel del Ejército, fue aprehendido por el delito de encubrimiento y coautoría en inmediaciones del Estado Mayor del Cuartel de Miraflores de La Paz. Mientras que el principal sospechoso aún se encontraba prófugo.

En tanto, la Fiscalía y la Policía eludían responsabilidades por la fuga de Vladimir I., quien finalmente fue aprehendido cuando intentaba huir del país.

Vladimir I. fue enviado con detención preventiva de seis meses a Chonchocoro mientras se realizan las investigaciones del caso. Sin embargo las demoras como las de hoy, hacen que el proceso lleve más tiempo.

Vania de 37 años fue hallada sin vida el pasado 18 de febrero en su vivienda y el informe forense señalaba que fue asfixiada pero que pusieron detergente para limpiar hornos en la boca para hacer simular que fue un suicidio.

Comentarios