La jueza Tercera de la Niñez y Adolescencia, Evelín Pai Garrado, ordenó que el menor de once años que fue agredido por su padrastro, Hans Bowles, quede bajo custodia de su tío materno.

La Defensoría de la Niñez señaló que el pequeño fue quien había expresado que quería quedarse a vivir con su tío por lo que celebró la decisión de la jueza.

Dentro del proceso se realizó una evaluación sicológica al niño y se hizo un informe sobre las condiciones en las que vivía, además que la Fiscalía convocó a declarar a la madre, Katherine A., a quien se le prohibió acercarse hasta que concluyan las investigaciones.

Demanda por suspensión de autoridad

La Defensoría de la Niñez presentó una demanda en contra de la madre del menor por lo que solicitó la suspensión de autoridad al indicar que habrían, supuestamente, los indicios que demuestran que ella permitió el abuso.

Comentarios