Un operativo sorpresa en el que se decomisó toneladas de ropa usada fue ejecutado este martes por la Policía en compañía del Ejército decomisadas en la ciudad de El Alto. 

Los fardos serían de contrabando y se cargaron en más de 10 vehículos que fueron llenados con las prendas que se secuestraron.

Los uniformados ingresaron a almacenes en donde estaba la ropa y procedieron a retirarla lo que derivó en una resistencia de los comerciantes que se organizaron de forma rápida e intentaron repeler a las fuerzas del orden.

Palos, piedras y cohetes eran lanzados desde el bando de los vendedores mientras la Policía y los militares resistían sin dar pausa a su labor.

El enfrentamiento duró varios minutos y causó zozobra entre los vecinos de la zona que tuvieron que resguardarse ante el caos que se generó durante el operativo del que también participaron la Aduana Nacional y el Ministerio Público.

Incluso, dos representantes de la Fiscalía fueron retenidos por los comerciantes y puestos en libertad después de un par de horas.

Comentarios