Los árboles impidieron que el cuerpo envuelto en yute continúe rodando en el sector de Chuspipata, camino antiguo a Coroico, el lugar fue elegido por el victimador de Wilma Fernández para intentar eliminar las evidencias del crimen que cometió.

Fernández era una mujer de 39 años que retornó de Inglaterra a La Paz, donde lamentablemente encontró la muerte.


Desapareció el pasado 22 de marzo. Este sábado la niebla y llovizna acompañaron el trabajo final de la Policía para sacar el cuerpo que estaba ocho metros hacia abajo, una labor que había iniciado con otros datos.

“Efectuamos una línea de tiempo a partir del momento en que esta dama se incorpora un vehículo de color guindo, al interior de este vehículo se encuentra la gorra de color rosa de la señorita”, informó el comandante de la Policía, Jhonny Aguilera.

Según la Policía, Yashiro H. es quien terminó con la vida de Wilma, quien había vuelto al país para arreglar documentación de su título profesional. El acusado fue aprehendido el pasado viernes por la Policía en La Paz y finalmente confesó el crimen.

La muerte data entre el 22 y el 23 de marzo, quiero resaltar todo el trabajo que ha efectuado la Policía, Bomberos y nuestros canes que permitieron ubicar el cuerpo”, indicó Aguilera.

Luego del examen preliminar al cuerpo, se evidenció que Wilma murió por asfixia y presentaba varias contusiones, aparentemente trató de defenderse y finalmente murió a manos de su expareja.

Se espera ahora un examen forense para obtener más detalles que puedan ayudar a la investigación.

Secuestraron vehículo

La mañana de este sábado, la Policía informó sobre varios allanamientos que habrían realizado en relación al caso de Wilma, donde incluso se logró secuestrar un vehículo de color guindo que había sido captado por cámaras de seguridad siguiendo a la víctima el último día que la vio con vida.

Dentro del motorizado se encontraron algunas prendas de la mujer de 39 años, los cuales ayudaron a confirmar que estuvo dentro del vehículo.

Comentarios