La Comisión especial del Concejo Municipal de Santa Cruz de la Sierra inició la investigación del caso ítems fantasmas al interior de la Alcaldía. Los concejales encontraron indicios de cómo pudo haber funcionado un sistema de pago de sueldos que servía para beneficiar de forma ilegal a particulares.

Los concejales afirman que los llamados ítems fantasmas pertenecían a personas reales que firmaban contratos temporales y que había varias “modalidades de pago” para captar los recursos municipales.

Se conoce que solo el Ministerio Público tiene la lista entregada por la principal denunciante con los 800 nombres de la planilla irregular; sin embargo, ya se empezó a conocer en las investigaciones de los concejales cómo operaba este mecanismo de corrupción. Los contratos eran firmados por personas que prestaban su identidad para acceder a un acuerdo económico.

El concejal de Demócratas, Alberto Vaca, explica que “se decía a un profesional: ‘mira te vamos a contratar por dos meses, un sueldo vas a recibir gratis y el otro lo voy a recibir yo y él decía ya me voy a ganar 5 mil bolivianos por hacer nada’. Venía firmaba y hacía el proceso de contratación”.

PUEDES LEER: Exsecretaria Velarde declaró durante cinco horas en la Fiscalía por el caso ítems fantasma

Para que esta persona reciba su primer sueldo tenía que ir a una entidad financiera, abría su cuenta y le daban su tarjeta de débito que luego se seguiría usando para los cobros, explica el concejal.

“Otra modalidad era que contrataban personas y le daban 200 pesos mensuales, entonces una persona por ese momento y sin tener ningún ingreso y recibir sin trabajar aceptaba prestar su nombre”, agrega Vaca.


El concejal Israel Alcocer de Unidad Cívica Solidaridad asegura que los contratos eran firmados por personas reales. “Le daban un contrato, le decían que se quede con una parte y le daban lo demás a otra persona. Son reales y tienen que ser reales para ser poder cobrar”.

El concejal Manuel Saavedra de Demócratas también explica que ese era la forma de operar: “Se conseguía alguien que preste el nombre, se lo contrataba estableciendo los plazos establecidos y se llegaba un acuerdo para que esta persona cobre uno o dos sueldos y a partir de ahí entregaba la tarjeta de débito hasta que termine el contrato. Eran liberados del marcado de asistencia y en otros casos ellos marcaban la asistencia”, señaló.

La Comisión de concejales decidió pedir la lista de funcionarios entre 2013 y 2018 para determinar quiénes fueron las personas que accedieron a los contratos irregulares. 




Comentarios