De manera sorpresiva y en cuestión de horas, la vida de una familia quedó destruida el 5 de junio, cuando un trastorno psicológico afectó a Griselda Salvatierra quien terminó matando a una de sus hijas gemelas e hiriendo a la otra. Los vecinos no encuentran explicación a lo ocurrido y recuerda a esta mujer como una persona normal, tranquila.

Griselda estaba dedicada íntegramente a atender a sus gemelas de 17 años, las cuales no podían caminar y usaban sillas de ruedas.

El nacimiento de las gemelas fue muy celebrado por la pareja que se había sometido a un tratamiento médico para cumplir el sueño de convertirse en padres; sin embargo, ese sueño se convirtió en una pesadilla el 5 de junio de 2021.

Griselda y Miguel se conocieron hace 35 años en el barrio Alto San Pedro, ella siempre se mostró como una mujer con ganas de superación. Trabajó durante 20 años en una tienda de relojes en el centro de la ciudad.

El día que lo cambió todo

Eran las 19:15 cuando los vecinos acudieron a la casa de Griselda por los gritos de las menores y se encontraron con un escenario de terror: La mujer empuñaba un cuchillo con el que había matado a una de sus hijas, además de herir a la otra.

La gemela sobreviviente contó a su padre lo sucedido: "Le dijo a su mamá que quería vivir mientras que pedía a Dios ayuda". 

Griselda está internada en un centro psiquiátrico cumpliendo detención preventiva mientras que su esposos y su única hija sobreviviente buscan tratar de rehacer sus vidas.

El informe de un psiquiatra del Ministerio de Salud establece que la mujer sufre de un trastorno psicótico aún no especificado, por lo que fue derivada al centro Benito Menni.

Pero ¿Cuál es la explicación para que una mujer, aparentemente normal, actúe de esa forma?.

El informe del hospital psiquiátrico donde está internada señala que tiene un desorden psicótico que la mantiene alejada de la realidad. 

Miguel cree que los problemas económicos que tenía la familia como uno de los desencadenantes que terminó por quebrar la estabilidad mental de su esposa. Además se sabe que existe una persona, que aún no está identificada, presionaba constantemente a Griselda por el teléfono.

Griselda deberá esperar en el psiquiátrico, a donde su familia aún no ha ido por el terrible dolor que sienten, a que se resuelva su situación jurídica ya que debe afrontar el juicio por el asesinato de su hija. 

Conozca más en este video:




Comentarios