La mujer acusada de retener al bebé Mateo por más de 10 horas, vivía hace dos semanas, aproximadamente, en Ironcollo, junto a sus dos hijos alquiló una habitación en el domicilio de esa localidad.

Según lo que relatan los vecinos del lugar, nunca vieron salir a Nancy a trabajar, siempre estaba con sus hijos y recibiendo constantes visitas.

“Siempre venía con mucha gente, dice que eran familiares, pero veía gente adulta y jóvenes” dijo un vecino que pidió mantener el anonimato.

“Hablaba mucho por celular hasta las 12 (de la noche), eso llamaba mucho la atención” dijo otra vecina que no quiso revelar su identidad.

El martes 11 de enero al finalizar la tarde, un vecino indica que se percató de que Nancy tenía un nuevo integrante en su familia, se trataba del bebé Mateo, pero no sospechó nada y al preguntarle, dice el vecino, que la presunta raptora señaló el bebé era de su hermana.

Los llantos de Mateo incomodaban a los demás vecinos del domicilio, uno de ellos vio la fotografía que circulaba del bebé, por lo que comenzó a sospechar y decidieron cuestionar a Nancy por tener al bebé en brazos, ante eso ella intentó escapar junto a Mateo y sus dos hijos, relataron los vecinos.

Comentarios