Rossmery G.M. y Lizeth G.E., de 44 y 23 años, fueron enviadas a la cárcel tras agredir a dos hermanitos (de 2 y 13 años) en un hecho ocurrido en noviembre de 2020 en el municipio cruceño de Warnes. Hoy Ingrid Calisaya, madre de las víctimas, se encadenó en un poste en el frontis del Palacio de Justicia, en reclamo por la liberación de una de ellas.

El abogado de las víctimas lamentó que se hubiera determinado la liberación con medidas cautelares de una de las implicadas y que además ahora se contemple la posibilidad de que la segunda denunciada abandone la prisión tras presentar un recurso.

Ambas mujeres fueron juzgadas por los delitos de lesiones graves y leves e infanticidio en grado de tentativa en un caso que llamó la atención de todo el país y que incluso mereció la participación del Ministerio de Gobierno que condenó el hecho

En la agresión, el menor resultó con 15 días de impedimento de acuerdo al informe forense. Tenía marcas en el rostro y en otras partes del cuerpo. El niño vivía junto a su madre y su hermana en un cuarto de alquiler que pertenece a la familia de la agresora. 

El flagelo ocurrió porque el menor causó daños a la cubierta del celular de la mujer provocando su ira generándose el acto violento.

Comentarios