A una madre en La Paz le toca vivir una gran tragedia. Los tres hijos a los que concibió en sus entrañas y por los que todos los días batallaba sola han fallecido este jueves intoxicados por el monóxido de carbono. La progenitora de bajos recursos recibe apoyo psicológico por la pérdida.

Hace dos semanas Jhenny había logrado obtener una fuente laboral. Eran jornadas arduas, todos los días debía madrugar para salir a las 7:00 de su hogar, retornaba cerca de las 18:00 para recargar energías en los brazos de sus tres hijos de 15, 13 y seis años.

Debido a los escasos recursos de esta familia, en la que la madre también hacía de padre, este hogar vivía en un monoambiente alquilado en la zona de Vino Tinto, donde también preparaban sus alimentos.

También te puede interesar: Tres hermanos menores mueren intoxicados en un domicilio de La Paz

Por versión de los vecinos se conoce que eran los mismos niños los que se servían el almuerzo, pues la madre tenía que trabajar para mantener el hogar. Nade sabía nada del progenitor, tampoco la Policía, al menos hasta la noche del jueves.

“No hay referencias sobre el padre”, manifestó a un medio estatal, Juan José Donaire, subdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen.

Este jueves parecía una jornada más de esas agotadoras para Jhenny, quien a pesar de todo vivía la satisfacción de sacar adelante a sus hijos. Salió a trabajar a las 7:00, sin imaginar del fatal desenlace que se avecinaba.

En horas de la tarde, el propietario del monoambiente, se percató que extrañamente salía humo en gran cantidad de esa habitación. Fue entonces que decidió abrir la puerta, encontrando una escena desgarradora.

Los tres hermanos estaban tendidos en el piso e inconscientes. Inmediatamente llamó a otros vecinos para buscar ayuda; sin embargo, los menores habían fallecido pues inhalaron monóxido de carbono. Todo indica que se preparaban algo para comer y al estar en un ambiente cerrado murieron intoxicados.

Los vecinos no hallaban la manera de contactarse con la madre, quien se enteró del deceso de sus tres hijos cuando llegó a su hogar, en busca de ese abrazo de niños. Jhenny está consternada con lo ocurrido, incluso recibe asistencia psicológica por el golpe recibido.

La Policía descartó que se haya tratado de infanticidio, pues los menores no tenían ningún rastro de violencia y ratifican que todo indica que murieron intoxicados.

Ahora la madre no solo debe luchar con la pérdida de sus tres hijos, no cuenta con los recursos para el entierro de los pequeños. Los vecinos se están movilizando para ayudar en el entierro de los pequeños; sin embargo, quienes deseen solidarizarse y brindarle algún apoyo pueden contactarse con un familiar de Jhenny llamando al 777-75434.

Comentarios