Una marcha de militares que pertenecen al servicio pasivo recorrió las calles de Cochabamba este viernes en rechazo a los procesos que se iniciaron en contra de miembros de las Fuerzas Armadas por los sucesos de noviembre del año pasado. Rechazaron la decisión de la justicia de otorgar detención domiciliaria al general Alfredo Cuéllar.

La movilización se inició en cercanías del Cine Center y terminó en la Plaza de las Banderas donde varios de los oficiales jubilados tomaron la palabra para expresar su repudio por las recientes acciones del Ministerio Público y las Fuerzas Armadas.

El general del servicio pasivo Enrique Albán Sejas, excomandante de la VII División del Ejército, dijo que el año pasado las FFAA cumplieron su labor de cuidar a la población luego que la Policía fuera rebasada, por lo que solo obedecieron la ley.


“El señor Evo Morales convocó a todas las hordas masistas para que hagan un sinnúmero de atropellos al país”, señaló Morales.

La justicia determinó el jueves la detención domiciliaria, sin derecho al trabajo, para el comandante de la Guarnición Militar de Cochabamba, el general Alfredo Cuéllar, quien fue imputado por el delito de asesinato, en grado de tentativa.


La audiencia de medidas cautelares del jefe militar se realizó en el Juzgado Primero del municipio de Sacaba, jurisdicción en la que se registraron los hechos violentos el pasado 15 de noviembre de 2019.

La determinación final del juez establece la detención domiciliaria, con dos custodios y sin derecho al trabajo, además del pago de una fianza de 250.000 bolivianos, y arraigo nacional.


Comentarios