Desconsolado, así se encuentra el esposo de Mary Yenny Laveran, la mujer que fue encontrada sin vida en una comunidad de Puerto Suárez. Su cuerpo ya está en Santa Cruz donde se le realizará la autopsia, pero la familia exige que la justicia actúe rápido.

“Cómo puedo hacer yo cuando teníamos planes con mi esposa. Ella era el alma de la familia, ella nunca ha sido mala con nadie”, reclamaba entre sollozos, Josué Cuellar, el esposo de la víctima.

La mujer asesinada, su esposo y los dos hijos de esta pareja estuvieron viviendo en Santa Cruz; sin embargo, decidieron viajar a Puerto Suárez, donde se les presentaron mejores oportunidades para salir adelante.

La investigación de la Policía está adelantada. En las últimas horas se aprehendió a un hombre que trabajaba como mototaxista y es el principal acusado de haber cometido el asesinato.

“Yo pido que haya justicia y lo más pronto posible ya que el autor confesó. Me arranco la mitad de mi vida”, señaló el hombre.

La muerte de Mary Yenny cayó como un balde de agua fría para la familia, que tampoco tiene recursos para su entierro. No tengo cómo moverme, no tengo ni siquiera para el cajón”, señaló Josué Cuellar.

El cuerpo de Mary Yenny llegó a Santa Cruz la mañana de este lunes, para practicarle una autopsia. Los familiares de la víctima realizaron una vigilia en la morgue judicial y reiteraron el pedido para que se haga justicia.

La última vez que Mary Yenny Laverán había sido vista con vida fue el sábado, cuando participó de una fiesta y posteriormente llamó a un mototaxi para que la traslade a su casa. La mañana del domingo su cuerpo fue encontrado cerca de la comunidad San Silvestre, camino al Mutún, con signos de haber sido víctima de una agresión sexual. 

Tras haber sido interrogado, el mototaxista confesó que llevó a la víctima hasta un lugar alejado, la violó, la asesinó y luego abandonó el cuerpo.


Comentarios