Después de ocho días de búsqueda se logró encontrar el cuerpo sin vida de Armando Rosas Pérez, quien fue asesinado por su cuñado en la disputa por una herencia. 

Luego de que se diera el operativo, el involucrado Julio R.A., confesó el crimen y contó que lo hizo por presiones de su esposa. “Me dejé llevar por el momento y por la presión de mi esposa, hacer esta cosa tan terrible. Presionado por problemas de familia y amenazas por unos terrenitos, había esa guerra entre ellos. Yo nunca esperé esto”, dijo.

Sobre el tema, la familia doliente indicó que no fue la primera vez que ocurrían las amenazas por la venta del terreno.

Los tres aprehendidos, esposo, esposa e hijo, serán puestos ante un juez cautelar en las próximas horas para determinar su situación jurídica, donde se presentarán las pruebas del asesinato y el arma con el que se llevó a cabo el hecho de sangre. 

Comentarios