Una menor de 12 años fue abusada durante años por su padrastro y producto de estas agresiones sexuales quedó embarazada. El hecho fue conocido la semana pasada en Santa Cruz y denunciado por vecinos de la víctima a la Defensoría y se aprehendió al hombre.

La jueza de la Niñez y Adolescencia, Shirley Becerra, explicó que la ley establece que con la denuncia, la aceptación de la víctima y que no exista presión de ninguna parte, se puede acudir para que se proceda a la interrupción del embarazo.

"Si la adolescente dice que ella quiere seguir con el embarazo se tiene que respetar, pero si ella dice que quiere que le hagan el aborto, y que este aborto o vaya a poner en peligro su vida se tiene que ver si el mismo embarazo no pondrá en riesgo la vida de la menor", explicó Becerra.



Antes, tiene que haber un informe médico y existir un acompañamiento de la Defensoría "porque si no aparece la madre o algún otro familiar que tenga la autoridad necesaria, es la Defensoría, que de acuerdo a la ley 548, asume esa representación de esta niña y de todos los que estén en esta situación".

Becerra explicó que la consulta a los menores está dentro de la convención internacional de los derechos de los niños y nuestro propio código dice que tienen derecho de opinar y de ver qué es lo que mejor le conviene", dijo Becerra.

Madre investigada

La mamá de la niña está siendo investigada por las autoridades pues se busca determinar si ella sabía de los abusos y, en caso de que sea así, determinar el por qué no denunció este hecho.

"Se sabe que hay una víctima de abuso sexual, cuando interviene la Defensoría se toma conocimiento de que no está la madre es por ello que en el caso de que no aparezca algún otro familiar que se haga cargo de los niños será el Estado el que se hará cargo", apuntó.

Comentarios