Pese a las súplicas de un menor para que no le quiten su herramienta de estudio, dos delincuentes a bordo de una motocicleta lo asaltaron y le quitaron no solo su celular, sino lo que había recaudado vendiendo asaditos.

Mi hijo llorando, le pidió a súplicas que no se lo quite (el celular) porque es  su único medio donde estudiar y trabajar”, reclamó la madre del menor.

También te puede interesar: Antisocial uso una pistola de juguete para intentar robar tres celulares valuados en $us 5.000

El teléfono del niño había sido comprado con mucho esfuerzo. La madre utilizó el dinero de su pasanaku para comprarle el dispositivo y de esta manera no falte a clases.

“Nosotros somos gente humilde pero trabajadora”, señalaba entre llanto de impotencia la madre.

El asalto ocurrió en inmediaciones de un centro de salud en Montero, donde todas las tardes el menor acude con una cesta donde lleva los asaditos para ayudar a su familia.

Sin embargo, este miércoles por la mañana el menor fue interceptado por dos desconocidos que estaban a bordo de una motocicleta. Uno de ellos bajó con un cuchillo en la mano que lo acercó al estómago del menor. 

“Dame toda tu plata”, fueron las palabras que utilizó el delincuente para que el niño le entregue su riñonera en la que tenía guardado el dinero de la venta de empanadas y el celular.

“Fue tan sinvergüenza que riendo se fue”, reclamaba la madre.

Acto seguido los delincuentes escaparon con rumbo desconocido. La madre reclama por la falta de seguridad en el centro de salud pues no existe ninguna cámara que haya registrado el momento del robo.

Esos delincuentes se han percatado de eso, han debido estar espiando a mi hijo”, señaló la mujer.

Toda ayuda es bienvenida para este menor y su familia. Quienes deseen ayudarlo pueden contactarse con su madre llamando al 632-25840.

Comentarios