Griselda Salvatierra, la mujer que asesinó a una de sus hijas gemelas, se mantiene sedada en el penal de Palmasola luego de que intentara quitarse la vida. El abogado de la familia, Omar Durán, aseguró que ella necesita con urgencia tratamiento psiquiátrico por lo que no se la puede mantener en la situación en la que se encuentra actualmente.

“En este momento a la señora Griselda Salvatierra la tienen sedada, ella tiene que ser internada, tal cual, señalan los médicos”, explicó Durán en entrevista con Unitel.

La familia ya estableció con psiquiatras para que se le brinde ayuda profesional a la mujer, que fue enviada a la cárcel el lunes.

La detenida fue sedada luego de intentar quitarse la vida la tarde del lunes tras ser trasladada al penal de Palmasola. En un momento en que descuidó a los guardias empezó a abrirse las heridas que ella misma se había provocado tras cometer el crimen la noche del sábado.

Charles, hermano de Griselda, cuenta que ahora ella es “irreconocible” en estos momentos y parece que fuera otra persona. En el hospital pudo hablar con ella, para tratar de comprender porque había actuado de forma tan violenta.

“Ella por ratos me hablaba y me decía incoherencias, hablaba de que las vecinas la atacaban y que veía fuego, que la querían quemar, decía que todos debemos morir y que había voces que se lo decían”, cuenta el hermano.


El abogado y el familiar lamentaron que la justicia no haya hecho una evaluación debida a pesar de que la juez que se hizo cargo del caso le preguntó al doctor del Hospital Francés cuál era su recomendación médica y él dijo que era la internación psiquiátrica.

Sobre la hipótesis de la Policía, que asegura que hay una deuda económica que pudo haber desencadenado la reacción, el hermano de la acusada dijo desconocer cualquier asunto relacionado al respecto. 

Comentarios