La justicia paceña rechazó la acción de libertad que planteó la defensa de Marcel Rivas, exdirector general de Migración, y este sábado deberá enfrentar una audiencia cautelar que definirá su futuro legal.

Rivas será imputado por los delitos de incumplimiento de deberes y uso indebido de influencias por presuntamente haber usado su cargo para ocultar la alerta migratoria que pesaba en contra de los exministros Fernando López y Arturo Murillo ayudándolos de esta forma a salir del país.

La exautoridad insiste en que renunció a su cargo antes del 5 de noviembre, día en que salieron del país López y Murillo por lo que las acusaciones en su contra son infundadas.

"No existe ningún elemento de convicción que dirija las investigaciones hacia que alguien de Migración, mucho menos su director haya ayudado a salir a los exministros y peor aún, cuando en mi caso, yo dejé de ser director antes de que se salgan las órdenes de aprehensión y los impedimentos de viaje", puntualizó Rivas.

Sobre los cargos en su contra califica como "una aberración jurídica esta persecución y esta necesidad de mostrar a través de la sed de venganza que tienen algunos partidarios del MAS que buscan un trofeo político".