Una trágica noticia consternó Guayaramerín. Una menor de siete años fue violada y tras su evaluación psicológica se conoció que el agresor era otro menor de 16 años que se encuentra aprehendido a la espera de su audiencia cautelar.

Lo único que quiero es justicia, casi lo hago con mi propias manos pero no me dejaron”, señaló entre sollozos la desesperada madre de la víctima.

El hecho fue denunciado el miércoles por la Defensoría de la Niñez del municipio de Guayaramerin, donde se realizó un test psicológico a la menor confirmando la agresión.

La menor vive con su madre en Riberalta; sin embargo, días atrás llegó a Guayaramerín para visitar durante algunos días a su padre.

De repente una familiar llamó a la madre informándole de una hemorragia, en principio no sospechaban de una violación. Debido a la noticia, la madre llegó hasta Guayaramerín para reclamar esta la situación al padre.

Al enterarse de esto, la Defensoría de la Niñez convocó al padre y le pidió que acuda con la menor quien en el examen brindó la identidad del agresor y se confirmó el desgarro que sufrió la víctima.

El padre y la madre no sospechaban de la agresión. No sabían ni que se llamaba el muchacho”, señaló Danny López, responsable de la Defensoría de la Niñez a la página Caza Noticias Report.

Inmediatamente se elaboró una denuncia para presentarla ante la Fiscalía, el documento fue firmado por el padre.

Vecinos de Guayaramerín se enteraron de la noticia y atraparon al agresor para entregarlo a la Policía, donde se encuentra aprehendido a la espera de su audiencia cautelar.

Christian Taboada, el abogado de la familia de la víctima contó que sus patrocinados son de escasos recursos y que solo piden celeridad y justicia.

El daño que se ha ocasionado es irreparable, no vamos a parar hasta que el juez dicte sentencia y de un máximo de 30 años”, manifestó Taboada.

Algunas personas en Guayaramerín indicaron que otra menor también podrían haber sido víctima del agresor. 

Comentarios