La pequeña Bertha de tan solo 13 años fue víctima de agresión por parte de la propietaria de un edificio en el municipio de Quillacollo la noche del jueves, luego de que la echara de manera violenta de la acera donde ella vendía sus productos.

Con la voz aún temblorosa y bastante dolida, la menor cuenta que la mujer salió de su puesto de venta y le exigió que se levante de “su calle”, mientras que ella le pidió aguardar un momento porque quería terminar su tarea, sin embargo la propietaria del edificio procedió a echarle agua para que la niña se retirara.

Bertha reaccionó y le pidió a la mujer una explicación por su accionar, esta reaccionó de manera aún más violenta y empezó a agredirla.

Ahora, la menor manifiesta entre lágrima que lo que más le molesta es haber perdido todo su cuaderno con sus tareas y trabajos para su escuela, ya que quedaron destrozados debido a la mojada que recibió por parte de esta mujer.

Lee también: Envían a la cárcel a la madrastra y a la niñera que agredieron brutalmente a una bebé en Vinto

Al momento de la agresión a la menor, su hermana y su madre intentaron ayudarla pero tan solo recibieron golpes e insultos por parte de la responsable, donde además se habrían metido los hijos de la acusada.

“Le he rogado para que no me lo pegue a mi hija: ¡señora me conoces, yo vendo aquí!, le dije, pero no la quería soltar”, relató entre lágrimas doña Bernardina, madre de Bertha a UNITEL.


La progenitora de la menor vende gelatinas por la zona, mientras sus hijas le ayudan comercializando plásticos. Asegura que cuando intentó grabar a la agresora, sus hijos de esta le quitaron su celular, teléfono que era utilizado para que sus hijos pasen clases virtuales y ahora no aparece.

Todo lo que la menor tenía que vender ese día, ya es mercadería perdida y no saben qué hacer para recuperarla. Esta familia llega diariamente a Quillacollo desde el norte de Vinto de 08:00 a 21:00 horas para ganarse la vida, sin embargo, ahora se ven envueltas en este problema.

La hija mayor de la señora Bernardina formalizó la denuncia por agresiones ante la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de Quillacollo en contra de la propietaria del edificio y de sus hijos.

Comentarios