Lo que debía ser un momento emotivo y de orgullo para un niño de cinco años y su madre se convirtió más bien en una tragedia. La progenitora provocó cortes en la cara de su hijo al golpearlo con una taza.

El niño había sido elegido en su kínder para dar un discurso y así despedir el año escolar. Fue entonces que con ayuda de su madre estaba preparándose para ese momento; sin embargo, mientras practicaba comenzó a cometer algunos errores de lectura.

También te puede interesar: Pornografía y prostitución: audios revelan cómo funcionaba negocio que captaba menores y mujeres con problemas económicos

Esto comenzó a desesperar a la madre quien de un momento a otro inició con las agresiones al menor por los errores que cometía. “Como no estaba leyendo bien, la madre le golpeaba”, contó Harry Suaznabar, director de la Defensoría del Menor del municipio paceño.

Ya nervioso, los errores del niño comenzaron a ser más repetitivos, al igual que los golpes que recibía de su progenitora quien tenía una taza en su mano.

Llegó un momento en el que la mujer perdió el control y con el recipiente que tenía en la mano golpeó en la cara al niño provocándole un corte de seis centímetros y por el que recibió 12 días de impedimento.

En la entrevista psicológica que realizó la Defensoría del Niño, el menor contó que no era la primera vez que sufría agresiones, de hecho un examen forense confirmo que tenía huellas de lesiones antiguas en diferentes partes del cuerpo.  

“Dice que le golpeaba con un cinturón, que le hacía doler”, así relataba Suaznabar lo revelado por el niño en una entrevista.

La mujer de 44 años fue enviada a la cárcel de Obrajes, está imputada por violencia familiar; sin embargo, la Defensoría adelantó que evalúa solicitar que el proceso sea por tentativa de infanticidio.

Comentarios